Soy Julia

9788432250385

Soy Julia es un formidable y valiente libro escrito por Antonio Martínez. La hija del autor nació con un problema neuronal irreversible, lisencefalia, por lo que los médicos predijeron que iba a vivir sólo dos años. Cuando este periodo estaba a punto de cumplir, Antonio decidió relatar un increible libro escrito en primera persona en la que una niña cuenta, con un toque de humor, su autobiografía de sus dos primeros años de vida.

A través Julia podemos ver la realidad de una niña con discapacidad que nos narra su historia y lo que pasa a su alrededor tal y como ella lo entiende. Así nos encontramos ante un libro muy conmovedor y crítico con momentos serios y otros tristes que nos ayuda a ver la vida desde otro punto de vista a la vez que reinvindica el derecho de las personas con discapacidad a que las traten de igual a igual. Al final, como cualquier ser humano, lo que realmente quiere Julia es que la quieran.

A continuación os voy a copiar el comienzo del libro

 

Viernes, 24 de marzo de 2000
Pronto cumpliré dos años y, puesto que ésa es la edad que me señalaron al nacer como la más probable para mi muerte, he decidido ordenar los recuerdos de mi vida, no vaya a ser que se cumpla el augurio y tenga después que reprocharme no haber intentado pelearme un hueco en la posterioridad.
Lo haré en forma de diario, porque soy bastante indisciplinada -vivo el momento, sin preocuparme mucho por el día de mañána- y así me sentiré obligada a recordar un poquito cada día.
Mi nombre es Julia (aunque mis alias son muchos: Chiqui, Chiquitina, Guapa, Churri, Miniña, Juliapótama, Saldete, Mirreina, la Mejillones y Tesorín o Tesorito, este último mi preferido, porque me parece un apode de bebé torera, de niña con cicatrices por un pasado que sabe a copla y vida turbia de taberna y coñá de garrafón) y nací con una lesión cerebral gravísima e irreversible, lisencefalia, que me impide valerme por mi misma; apenas me permite sobrevivir.
Piadosamente se me incluyó al nacer en el grupo de bebés que padece un retraso profundo, pero en realidad no es que me retrase, es que no progreso en absoluto. No se hacer nada. No sé hacer cualquier cosa que pueda imaginarse. ¿Hablar? No. ¿Caminar? No. ¿Mirar? No. ¿Señalar? No. ¿Moverme? No. ¿Manipular? No. ¿Masticar? No. ¿Pensar? No. ¿Guiñar un ojo? No. ¿Tocar el laúd? No. ¿Saltar a la comba con los ojos vendados y un clavel en la boca? No. No, no, no, no, no, todo no. Una sucesión infinita de noes (…)

 

Tristemente, la hija de Antonio Martínez termina muriendo en 2003, dos años después de la publicación del libro, con la edad de 4 años.

Para terminar os dejo un enlace de una entrevista a Antonio Martínez publicada en El Cultural

http://www.elcultural.com/revista/letras/Antonio-Martinez/122

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s