Filosofía para niños: Maripepa, la mariposa

El pasado 17 de marzo publiqué una entrada en mi vitácora sobre como hacer un taller de mariposas de lana cardada. Hoy me gustaría continuar enlazándolo con otro posible taller de filosofía para niños que tenga como protagonista la mariposa. En la Editorial Octaedro nos encontramos el proyecto Noria, una serie de cuentos y libros que nos pueden ayudar a desarrollar talleres de filosofía para niños para peques de infantil y primaria. El que os voy a proponer hoy está pensado para niños de infantil entre 3 – 6 años. Voy a utilizar uno de los cuentos de la mariquita Juanita que está escrito por Angélica Sátiro,  en esté se encuentra con Maripepa la mariposa.

index

El texto dice así:

La mariquita Juanita gira la cabeza y mira a las margaritas. Ve por allí un capullo que empieza a moverse. Se aproxima y… ¡ve nacer una bonita mariposa azul!
Ella le pregunta:
-¿Quién eres tú?
– Yo soy Maripepa, la mariposa.
La mariquita no puede contenerse y pregunta:
– ¿Cómo una mariposa tan bella puede haber nacido de un capullo tan feo?
Maripepa responde:
– No sería tan bella si hubiese nacido antes. Esperé el momento oportuno para nacer. El capullo era yo misma, esperando nacer.
– Entonces, no has vivido dentro de él, ¡tú misma eras el capullo! ¿y durante cuánto tiempo?
– Fue tanto tiempo que no sé ni contarlo.
– ¿Y cómo aguantaste ser fea tanto tiempo?
– Tuve paciencia, Juanita, tuve paciencia.
Y diciendo eso, Maripepa sale bailando por el aire entre las flores de colores.

A través de este cuento podemos trabajar, principalmente, alguno de estos tres temas: el buen gusto, la paciencia o ponerse en el lugar del otro. Por otro lado, cuando hacemos talleres de filosofía para niños debemos saber que habilidades del pensamiento queremos desarrollar, es decir, aquellas habilidades que nos ayuden a pensar creativamente. (mirar cuadro) En la sesión que os propongo hoy principalmente pretendo trabajar la conceptualización el apartado de dar ejemplos y contraejemplos y el razonamiento buscando y dando razones, inferiendo, razonando analogicamente y estableciendo criterios.

Imagen (8)

Para empezar el taller, a modo de introducción, podemos hacer una pequeña relajación – visualización que ayude a los niños a imaginarse lo que pasa en el cuento. Para realizarla podemos buscar un lugar fuera del aula en el que podamos escuchar sonidos primaverales u oler las flores o, si no tenemos la suerte de contar con un buen jardín tranquilo, podemos optar por realizar la sesión en el aula y poner música con sonidos de la naturaleza como pajaritos, viento suave, agua, etc. Además es importante que hablemos con voz suave pero que se nos oiga, despacio y con un tono tranquilizador. Por último tenemos que proponerles que nos pueden escuchar tumbados o sentados, como estén más cómodos, y con los ojos abiertos o cerrados. La relajación podría ser algo así:

 Nos vamos a imaginar que estamos en un prado, en un verde prado. EL cielo está azul claro y el sol resplandece amarillo en lo alto y sentimos su calor. Cuando nos fijamos, nos damos cuenta de que el verde prado está lleno de puntitos de colores, de todos los colores. Hay puntitos rojos, morados, naranjas, amarillos, blancos, rosas y de todos nuestros colores favoritos. Cuando nos acercamos un poco más nos damos cuenta que esos puntos son flores. Respiramos y el olor que nos llega a la nariz es muy agradable y nos gusta mucho, así que volvemos a acercarnos a las flores y las olemos otra vez. Cerca de una esas flores hay una mariquita roja con puntos negros, es Juanita que, cuanto gira la cabeza ve las margaritas … (a partir de aquí contamos el cuento en vez de leerlo)

DSCN5962

 Cuando terminemos el cuento, les vamos a proponer la siguiente actividad. Les diremos que busquen en la clase o en los alrededores una cosa que les guste. Cuando lo hayan encontrado, se tienen que sentar otra vez en el círculo con el objeto encontrado. Uno a uno, cuando demos nosotros el turno de palabra, nos mostrarán primero el objeto que han elegido y después les pediremos que nos expliquen por qué les gusta. A través de esta pequeña actividad empezaremos a trabajar la paciencia cuando esperan el turno para hablar, el buen gusto siendo conscientes de su propio gusto al explicarse y el razonamiento porque tienen que buscar y dar razones sobre el por qué de la elección del objeto.

La actividad anterior nos da pie a empezar el diálogo filosófico. Como estamos con niños de infantil, esta parte no puede durar más de 30 minutos y debemos dedicar tiempo a aprender a dialogar: escuchar lo que dicen los demás, pedir y esperar el turno, tener en cuenta al compañero y respetarlo, centrarnos en el tema o temas que se están tratando, etc. Cuando están presentando sus objetos podemos empezar a dialogar dejando a los niños hacer preguntas si las tienen o dialogando entre ellos (siempre por turnos de palabra) o proponiendo preguntas como las siguientes para avivar el intercambio:

  • ¿Por qué a Juanita le gusta la mariposa?
  • ¿Qué has entendido de lo que ha dicho … ?
  • ¿Puedes poner un ejemplo de lo que dices?
  • ¿Siempre ocurre de la misma manera?
  • ¿Por qué … es bonito?
  •  … ha dicho que …. le gusta pero ….  ha dicho que eso no le gusta.
  • ¿Por qué piensas qué … ?
  • ¿Qué razón tienes para decir que … ?
  • ¿Por qué crees que tu opinión es correcta?
  • ¿Podríamos decir que todos … ?
  • ¿Qué te hace pensar que … se parece a  … ?
  • ¿ …  es como ….?
  • ¿Hay alguna razón más?
  • ¿Cómo podemos saber si … nos gusta?

Recordar que cuando hacemos de mediadores en un taller de filosofía para niños tenemos que mantenernos en un segundo plano y dejar que los niños dialoguen entre ellos. Nosotros sólo vamos a ser los facilitadores de este diálogo.

Por último podemos hacer una pequeña autoevaluación de la sesión. Yo os propongo que la pregunta de la evaluación sea: ¿cómo me sentí durante el taller? Con las dos siguientes respuestas: escuchado, no escuchado. Antes de realizar la pregunta les diremos que cada niño coja, por ejemplo, una piedra y que vuelvan al círculo. Además tendremos dos cuencos o dos cajas de zapatos preparadas, en una de ellas pone en letras mayúsculas SI y en la otra NO. Cuando cada niño tenga su piedra y estén todos sentados les diremos que los que se han sentido escuchados pongan su piedra en el cuenco/caja con el letrero del SI (podemos ayudarles) Los que no se sintieron escuchados les diremos que pongan su piedra en el cuenco/caja con el letrero del NO. Otra variación es que en las cajas en vez de poner SI/NO haya una carita de un niño que esta en silencio escuchando y otra con un niño que está gritando y por tanto no está escuchando.

Muchas gracias por leer mi blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s